La Marimba

LA MARIMBA DE ARCO

Es posible que algunas de las primeras "marimbas" en América hayan sido como el xilófono de pierna de Madagascar que no tenía ninguna caja de resonancia y podía generar sólo dos o tres tonos distintos, o como el xilófono de pozo, donde las mismas tablillas de madera iban colocadas sobre un hoyo cavado en la tierra para amplificar su sonido. Sin embargo este tipo de instrumentos, que siguen en uso entre ciertas comunidades africanas, es imposible encontrarlos actualmente en el continente americano.

La marimba más primitiva que todavía se utiliza en Centroamérica (por primitiva quiero decir la que tiene un menor proceso de evolución) es precisamente la que se conoce como marimba de arco.

En términos generales, la marimba de arco consta de un armazón de madera sobre el cual descansa una hilera de teclas gruesas de alguna madera dura como el granadillo o el coyote. Uniendo uno y otro extremo del instrumento se encuentra una rama muy flexible y resistente en forma de arco, este arco se puede recargar sobre la parte anterior de la cintura para tocar la marimba de pie, o puede el ejecutante sentarse en él, a la vez que el teclado descansa sobre sus piernas. Dicho sea de paso, también sirve para echarse la marimba al hombro y "llevársela al baile".

La marimba de arco es una marimba diatónica, lo cual equivale a tener sólo las teclas blancas en un piano y que en términos musicales significa que no puede tocar todo el repertorio que tocan las marimbas más modernas pero sí una enorme cantidad de música. Otra característica importante es que es un instrumento solista, tocado por una sola persona, y que generalmente se necesita acompañar por otros instrumentos.

Actualmente la marimba de arco se construye y ejecuta en algunas comunidades del Departamento de Masaya (Nicaragua) y en algunas poblaciones de Huehuetenango y el Quiché (Guatemala), sin embargo, la mayoría de los historiadores aceptan que este instrumento se extendió por todo el territorio centroamericano, incluyendo a Chiapas (sur de México).

Respecto a cómo se desarrolló la marimba de arco, los motivos prácticos son bastante claros ya que se trata de un instrumento muy sonoro, con un registro que da buena libertad para tocar melodías, y sobre todo, que es un instrumento completamente portable. Si la pregunta es si ya existía algún instrumento semejante en América antes de la llegada de los africanos, si fueron los negros los que introdujeron esta tecnología o si fue algo que se desarrolló independientemente en América después de la conquista, volvemos a toparnos con nuevas incertidumbres.

Por un lado, algunos xilófonos africanos ya incorporan el recurso del arco o aro y tienen otras características similares a las marimbas de arco en Centroamérica (en particular las tímbilas de los chopis del áfrica). Por otro lado, tenemos el vaso ceremonial de Ratilinxul, perteneciente al clásico maya, que según el investigador Carlos Ramiro Asturias, presenta una imagen de una marimba de arco junto con trompetas y otros instrumentos musicales.

Lo que es seguro aunque hay poca información desarrollada y organizada al respecto es que la marimba de arco fue un instrumento que tuvo un papel muy importante en todo Centroamérica antes de que se desarrollaran las grandes marimbas de doble teclado y cuatro patas, a pesar de que en muchas regiones pudo haber desaparecido por completo hace tantos años que su existencia se ha borrado de la memoria colectiva.

En Chiapas, por ejemplo, parece que la marimba de arco empezó a caer en desuso alrededor de 1840, a partir de las innovaciones que el célebre y misterioso músico Manuel Bolán hizo al instrumento y al grupo de marimba. Durante la segunda mitad de ese siglo todavía se mentaba con frecuencia a la marimba de arco de don Sabino Zavaleta. En Guatemala ya se habían popularizado las marimbas sencillas, con patitas y sin arco casi un siglo antes, y sin embargo la de arco no ha desaparecido por completo en ese país.

Hoy en día las poblaciones donde sigue vigente la marimba de arco se caracterizan por ser lugares especialmente acozados por las carencias económicas y particularmente aislados. De hecho, no existe ninguna comunicación entre las comunidades que tocan la marimba de arco en Nicaragua, y las que hacen lo mismo en Guatemala, y por ello existen variantes importantes en la tradición de este instrumento.

Las marimbas de arco nicuaragüenses usualmente están formadas por 21 teclas, que suman tres octavas de una escala de do, re o mi (o alguna tonalidad intermedia). Esto de la tonalidad no es algo muy exacto porque los constructores de estas marimbas no acostumbran afinar usando alguna referencia, sino simplemente "de memoria" o a través de un instrumento que fue afinado de esa forma.

En tiempos relativamente recientes (en el transcurso del siglo que terminó) sustituyeron los resonadores de tecomates o guajes por otros de madera. Esto, por ejemplo, es un proceso que se dio en general en todas las marimbas centroamericanas sólo que en diferentes momentos y de distintas maneras. Los guajes son las cáscaras de algunos frutos del tipo de las calabazas, o dicho con mayor exactitud, los epicarpios de algunas plantas cucurbitáceas, y se les conoce también como tecomates porque estas mismas cáscaras eran ampliamente utilizadas como trastes o pocillos (que corresponde al significado náhuatl de tecomatl).

El problema con los tecomates es que resultaba bastante difícil encontrarlos de las dimensiones exactas que se buscaban. Así que en Nicaragua empezaron a construir "cumbos" o "cuchumbos" de madera, pero, a diferencia de lo que se hizo en otras regiones, estos resonadores no están hechos de partes ensambladas, sino de cilindros de madera, rajados por la mitad, ahuecados y vueltos a unir por la misma veta. También las "cachimbas" que son los ombliguitos que contienen a la membrana vibrátil (hecha de intestino de cerdo) no son hechas de madera como en las marimbas más sofisticadas, sino de cera de avispa. Me atrevería a decir que el cambio de los guajes a los cajones de madera es la primera transformación radical que tuvo la marimba en América ya que los cajones fabricados en proporción a la frecuencia de la nota que deben amplificar reproducen un sonido mucho más potente y de afinación más precisa que los guajes.

En Nicaragua las marimbas de arco se acompañan usualmente por una guitarra y una guitarrilla, ambas con cuerdas metálicas. Cuando se puede, incorporan también un tololoche, es decir una especie de contrabajo más rústico y más pequeño. Los ritmos tradicionales son el jarabe, la danza, el son, la chapandonga y el repicado suelto. Actualmente han incorporado algunos otros géneros como el corrido y algunos bailes modernos.

seguir leyendo


español  -  english  -  tilingolingo.com